Foro Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
El acné es un proceso inflamatorio crónico que afecta a rostro,
espalda o escote y puede dejar secuelas en forma de cicatrices.
Para las cicatrices atróficas del acné los tratamientos de IML son,
entre otros, la dermoabrasión, peelings, resurfacing con láser o rellenos.
El Láser de Colorante Pulsado o el Starlux 1540 y la Luz Pulsada Intensa
se utilizan en IML para tratar las cicatrices hipertróficas de acné.
En IML se ha desarrollado un tratamiento específico
para las cicatrices atróficas de acné: Acné Repair.
Los láseres Fraccionados Ablativos y no Ablativos son muy eficaces en las cicatrices
de acné y no presentan los efectos secundarios de otros tipos de láseres.
  

Tratamientos en IML para las cicatrices atróficas del acné

Como se ha descrito anteriormente en las cicatrices atróficas existe un hundimiento debido al déficit de síntesis de colágeno. Su localización más frecuente es en la cara.

Las técnicas utilizadas tienen en común que producen una destrucción de la epidermis y una zona de las capas superficiales de la dermis. Después se induce una reepitelización y remodelación de colágeno, es decir, se desencadena un proceso de curación del daño creado, que conlleva una mejoría en el aspecto de la piel. La formación de nuevo colágeno y la reparación de la epidermis lleva a la mejoría de las cicatrices.

Rellenos

Cicatrices atróficas del acné.

 

Solicitar consulta gratuita »

Tratamientos de IML para las cicatrices atróficas del acné

Los tratamientos que aplican en Instituto Médico Láser de Madrid para eliminar las cicatrices atróficas del acné o mejorar su aspecto son los siguientes:

  • Dermoabrasión.
  • Microdermoabrasión.
  • Peelings químicos.
  • Resurfacing con láser.
  • Técnicas quirúrgicas.
  • Rellenos.

Dermoabrasión o peeling mecánico

La dermoabrasión es un procedimiento de cirugía dermatológica. Consiste en eliminar las capas superficiales de la piel con una técnica mecánica. También se llama “peeling mecánico”.

Para este procedimiento se emplea un motor con fresas especiales. El motor puede ser de aire comprimido o eléctrico, y provoca la rotación de la fresa a 30.000 revoluciones por minuto. Existen distintos tipos de fresas según la patología que se quiera tratar, ya que no sólo se puede emplear para tratar cicatrices, sino también para la eliminación de ciertos tumores cutáneos.

Esta técnica requiere la aplicación de anestesia tópica o local y preferiblemente sedación del paciente.

Se trata de una técnica algo agresiva que puede tener los siguientes efectos secundarios: hemorragia, infección, cambios de la pigmentación, quistes de millium, o incluso cicatrices hipertróficas o queloides en la zona tratada.

Puede conseguir buenos resultados en la mejoría de las cicatrices atróficas con la limitación del caso de cicatrices muy profundas como las icepick.

Peeling químico

Hay tratamientos que mejoran visiblemente la apariencia de las cicatrices atróficas.

 

Solicitar Consulta Gratuita

Microdermoabrasión

La microdermoabrasión consiste en una dermoabrasión más superficial.

La destrucción de la epidermis se realiza mediante el flujo continuo de microcristales de aluminio a alta presión que inciden tangencialmente en la piel. Estos microcristales son lanzados por un compresor y recogidos por un aspirador.

Al ser una técnica más superficial las complicaciones posteriores son menores. Pero por esta misma razón los resultados que se pueden esperar son también menores a los de la dermoabrasión.

Peelings químicos

Los peelings químicos (o exfoliación química) se realizan desde hace más de 100 años.

Consiste en la aplicación sobre la piel de un agente químico irritante.

Su función es eliminar o destruir la epidermis y parte variable de la dermis.

Según el producto químico que empleemos podemos dividir los peelings en:

  • Peeling superficial.
  • Peeling medio.
  • Peeling profundo.

Peeling químico

Aplicación de un peeling químico.

 

¿Le llamamos? »

Peeling superficial

En este caso se suelen emplear el ácido salicílico y alfa-hidroxiácidos como el ácido glicólico o el ácido pirúvico. La exfoliación que provocan es suave.

En muchos casos, no son muy eficaces para el tratamiento de las cicatrices de acné. Únicamente su aplicación de forma repetida puede llevar a mejorar algo el aspecto de las pieles con cicatrices.

Se suele emplear con más frecuencia para el tratamiento de las lesiones activas de acné por su efecto comedolítico, sobre todo en este caso el ácido salicílico.

Peeling medio

Para este tipo de peeling empleamos normalmente ácido tricloroacético a concentraciones que oscilan entre el 20-50%.

En este tipo de peelings, sobre todo en concentraciones más altas, se produce una eliminación de la epidermis y afectación de la dermis papilar superficial.

Pueden ser eficaces para la mejoría de las cicatrices, estando limitado su eficacia en las cicatrices muy profundas o en aquellas con un gran componente de fibrosis subdérmica.

En algunos casos los pacientes no notan mejoría de sus cicatrices, siendo necesario en este caso repetir el tratamiento o combinarlo con otras opciones.

Un peeling medio supone un recambio de la epidermis que sucede a lo largo de 5-7 días y una remodelación del colágeno posterior que puede prolongarse durante incluso 6 meses.

Los resultados de los peelings se pueden mejorar con el empleo previo y posterior de retinoides tópicos.

Los efectos secundarios de un peeling medio pueden ser el enrojecimiento posterior, de duración variable, riesgo de cambios de la pigmentación, infecciones bacterianas o herpéticas o alteraciones de la cicatrización.

Por todo ello es importante el seguimiento posterior del paciente para la correcta resolución de todo el proceso.

Peeling profundo

En este caso el producto que se emplea suele ser fenol o ácido tricloroacético a concentraciones del 50-70%.

La destrucción de epidermis y de dermis es importante en este caso.

La mejoría en las cicatrices puede ser buena pero también el riesgo de complicaciones aumenta.

El peeling profundo suele ser un procedimiento doloroso, que requiere monitorización cardiaca en el caso del fenol.

Estos procedimientos impiden continuar con la vida normal debido a la formación de costra y posterior enrojecimiento que suele durar meses. Por todo ello, los peelings son técnicas que hoy en día se emplean poco.

¡Pide tu cita! Primera Consulta Gratuita En IML le atenderá un médico especialista en su tratamiento desde la primera consulta.

Resurfacing con láser

Las cicatrices atróficas del acné mejoran poco, en la mayoría de los casos, con técnicas superficiales. Lo importante para conseguir buenos resultados es alcanzar la remodelación de la dermis por lo menos un milímetro por debajo de la superficie.

En la última década se ha avanzado mucho en el tratamiento de las cicatrices de acné con láser; la finalidad es buscar este remodelado profundo que mejore lo máximo posible el estado de las cicatrices. En primer lugar aparecieron los láseres ablativos, posteriormente se emplearon algunos equipos no ablativos y en los últimos años han surgido equipos fraccionados que son actualmente los más empleados en el tratamiento de las cicatrices de acné.

Técnicas Quirúrgicas

Las técnicas quirúrgicas se suelen emplear como tratamiento de una única cicatriz.

Exixten tres tipos de técnicas quirúrgicas para eliminar cicatrices: extirpación, elevación y subcisión.

Extirpación

Se hace en el caso de cicatrices pequeñas y profundas, del tipo icepick. Se procede a la extirpación con un punch y posterior sutura del defecto.

Elevación

Para conseguir la elevación de una cicatriz en primer lugar se realiza una extirpación de los bordes de la misma y posterior elevación. Esta técnica es útil para las cicatrices en forma de U, tipo boxcar.

Subcisión

Consiste en la eliminación de los puentes fibrosos que fijan la cicatriz al tejido subcutáneo. Se suele realizar con una aguja roma. La indicación sería para cicatrices deprimidas, tipo Rolling.

Técnicas para eliminar las cicatrices de acné

Existen diferentes técnicas para eliminar con éxito las cicatrices de acné

 

Solicitar Consulta Gratuita

Las técnicas quirúrgicas deberán combinarse con otros tipos de tratamientos para zonas amplias afectadas por las cicatrices.

Rellenos

El relleno de cicatrices es una técnica útil, principalmente como complemento de otras técnicas.

Tras tratamientos de resurfacing, que mejoran el aspecto de la cicatriz, podemos dar un mejor aspecto mediante el uso de rellenos.

Rellenos

Los rellenos ayudan en el tratamiento de las cicatrices de acné.

Los productos que podemos utilizar son fundamentalmente el ácido hialurónico, la grasa autóloga, colágeno, y otros productos como el ácido poliláctico (Sculptra).

El único inconveniente de esta técnica es que los productos se degradan y es necesario un mantenimiento. Normalmente es necesario hacer nuevas sesiones a partir del año.

La principal indicación de los rellenos como complemento de otras técnicas para las cicatrices suele ser en personas de cierta edad. Con el paso del tiempo aumenta la flacidez y empeora el aspecto de las cicatrices, el empleo de relleno ayuda a mejorar la pérdida de volumen propia de la edad y mejora de manera general el aspecto del paciente.

¿Desea conocer cuál es el tratamiento para cicatrices de acné óptimo en su caso? Pida una cita informativa gratuita con uno de nuestros médicos expertos.

¿Desea más información? las condiciones. Cargando consulta